Insisto; ¿Está usted seguro?

publicado a la‎(s)‎ 17 dic. 2012 15:58 por Xurxo G. G.   [ actualizado el 17 dic. 2012 17:10 ]

    Espero que no tengáis vértigo... Y si alguno cree que es fácil aterrizar en el rectángulo de allá abajo; que se lo quite de la cabeza. En serio, ni siquiera un apartamento en esta manzana merece una vida. Ni una vida para pagarlo, ni una vida porque llegó el desahucio por no pagarlo. Nada merece tanto la pena como para no querer vivir sin ese "nada". En realidad, probablemente se a mejor vivir sin nada, pero vivir¡! porque lo cierto es que a demasiada gente "el miedo a perder lo que han acumulado (ahorrado), a veces tras muchos años de trabajo y algunas (o muchas) privaciones", les da mucho vértigo. 

Pero... qué es seguro?? acaso algo es seguro?? 

En los tiempos que vivimos la única seguridad que deberíamos albergar es la de que "no existe la seguridad total", ni siquiera debiéramos "creer a quienes pretenden garantizarnos un alto nivel de seguridad". 

Llegan a diario por correo electrónico; más, cuanto más cerca de la Navidad, apelando a las emociones familiares, aprovechando que "las personas andan con la guardia baja, comprando de todo para todos"; "promesas de seguridad", de seguridad para la familia¡!  Llegan ofertas de alarmas para la casa (para el hogar), para el negocio (para la propiedad... para las cosas), alarmas conectadas "directamente" con las comisarías de policía. Y lo hacen apelando al miedo, claro. Pero ese miedo tiene algún fundamento?? analicemos los datos fríamente: 

Es tan preocupante índice de criminalidad en España como para que los españoles tengan "necesidad" de pagar a empresas de seguridad privada (para prevenir daños personales o la pérdida de sus propiedades) y por otra parte a empresas de seguros para asegurar las mismas propiedades (la pérdida de esas propiedades)?? No. Si analizamos los datos reales, tanta oferta de seguridad no está justificada. No se sostienen más que en "el miedo"; en el miedo que suscita la "falsa percepción que se divulga desde los medios de comunicación", cuando hacen (y lo hacen siempre porque el morbo vende...) una "sobre-cobertura" de sucesos que en realidad son excepcionales.

Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones esta sobre-cobertura consigue convencer a los políticos bisoños (los que creen que la "opinión pública" y la "opinión publicada" son la misma cosa) y a otros que no son bisoños pero que este tipo de sucesos les vienen de perlas para imponer "su ideología represiva"; y entre unos y otros terminan legislando en caliente que, como es bien sabido, es la peor forma de legislar... 

En realidad España tiene uno de los "índices de criminalidad" más bajos de los países de "nuestro entorno europeo" y además, lo cierto es que cuantitativamente son mucho más bajos; las cifras están muy alejadas de las de esos países europeos sobre los que solemos pensar que "nos llevan años de ventaja en todo" y sólo por encima de las de Portugal y Grecia

La tasa que mide "homicidios intencionales" por cada 100.000 habitantes. En 2011, en España era de 0.8 (confirmando una tendencia a la baja que se venía produciendo en los últimos diez años) y que se puede ver en esta tabla elaborada por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). 

Si analizamos los datos globales (no sólo los homicidios intencionales) encontramos que en 2010 en España registraron un total de 1.745.313 delitos y faltas (datos del Ministerio del Interior, o lo que es lo mismo, FCSE; Policía y Guardia Civil); con lo que España se situó como uno de los países más seguros de la Unión Europea al presentar una tasa de criminalidad de 45,1 infracciones penales por cada mil habitantes22,5 puntos por debajo de la media de la UE, que está en 67,6 infracciones penales por cada mil habitantes

    Este texto está licenciado bajo Creative Commons, este licenciamiento no alcanza a los contenidos adicionales que están protegidos por la licencias que sus autores originales escogieron; y las imágenes con copyright son atribuidas a sus autores (salvo las recogidas en medios de comunicación públicos y privados, en las que no aparece el creador original). 
Comments