2053 Novas ab Chaos (capítulo 2º)

publicado a la‎(s)‎ 23 nov. 2013 10:02 por Xurxo G. G.
                                                                         Recomenzando (montaje y autor original)

Perfumo ab miseria


        Acerco el ojo izquierdo a la mirilla y observo el porche a través de un túnel que se abre como en una espiral borrosa. Sería penoso que los peces vean así todo lo que les rodea, lo leí en alguna parte. Giro la llave, dos vueltas hacia la derecha, una leve presión sobre la manilla y tiro de la puerta despacio mientras miro de nuevo el exterior por el hueco que se abre. Las bisagras chirrían... tengo que acordarme de engrasarlas; de todas formas el cepillo de la banda metálica sujeta en la parte baja hace ruido al deslizarse sobre las baldosas marrones.

    Estas baldosas solo tienen una ventaja; ahora es una ventaja: recogen, almacenan y conservan la huella de cualquier cosa que se pose sobre ellas; y por supuesto el polvo, la ceniza y la arena. Ni siquiera las diminutas y rápidas hormigas que viven conmigo pueden moverse sin dejar un claro rastro de sus andanzas!! Pero son feas, horribles, de un marrón que recuerda a la mierda, cuando la mierda era mierda, es decir, algo orgánico o procedente de comida orgánica. Ahora la gente caga poco y las deposiciones se parecen más a las de las ovejas y cabras; como mucho a las de los camellos!!. Bolitas concentradas y oscuras. La gente come poco, come mal, algunos comen basura, “mierda”; es lógico que caguen otra cosa.

    Otra cosa... bolitas que se forman con la ayuda de una gelatina que recuerda a la de manzana en el sabor y al aerogel en la textura. Bolitas que no huelen a nada!! y que se transforman al entrar en contacto con el “Producto”. Se transforman en un compost del mismo color que los restos de café molido que quedan en el filtro de la cafetera y que las plantas, todas las plantas, prefieren a cualquier otro abono. El producto es un compuesto del que no recuerdo todos los componentes. Se, todos lo sabemos, que en buena parte es un cultivo de bacterias procedentes de entornos oscuros donde flotan en lagunas de un “caldo” rojizo por su alto contenido en hierro. Bacterias que comen cualquier cosa incluso en condiciones extremas y con niveles de acidez incompatibles con la vida de otros microorganismos.

    El resto del contenido se deduce fácilmente al leer las advertencias que en rojo sobre amarillo se pueden ver en la etiqueta de los envases: no ingerir!! evitar el contacto con las mucosas y el cabello!! reducir al mínimo el contacto con la piel!! lavar con agua inmediatamente si entra en contacto con los ojos!!. No, no aparece el antiguo: “guardar fuera del alcance de los niños”, no es necesario; los niños aprenden a usar Producto a muy temprana edad y están familiarizados con sus propiedades, lo mismo que con la gelatina “AeroApple”. Nada se le oculta a los niños en Chaos... nada que pueda constituir un peligro para su salud, para su vida, para su desarrollo, para su libertad, para la búsqueda de la felicidad.


    Los niños son muy importantes ahora!! No hay nada más importante para el futuro de Chaos, para su pervivencia: los niños y la formación rápida de los niños!! Son una de las prioridades en las que toda la ciudadanía está de acuerdo. Probablemente las únicas prioridades por las que todos los humanos dejan de lado sus opiniones particulares. Algo difícil de conseguir en un “no sistema” como el que floreció tras la revolución que no tuvo lugar pero si consecuencias.


    Para cuando los científicos de la DNADB que inventaron Producto encontraron un nombre suficientemente descriptivo para el compuesto la gente ya había decidido que aquello se llamaría Producto!! Como el yogur se llama yogur y ya ningún fabricante se molesta en añadir nada más. Es yogur y se llama yogur... se venden más los que se envasan en un material comestible, parecido al aerogel o en envases fácilmente reciclables en contacto con el Producto. La gente tiene en cuenta los iconos que indican estas propiedades. El sabor es siempre el mismo porque todos usan los mismos lacto-bacilos y el mismo método de fabricación. Todos preferimos los que consumen menos energía y producen menos residuos en su proceso de fabricación; esas cosas si se indican en las etiquetas. Son las que importan. Y en eso el acuerdo solo tiene un límite: la libertad de cada cual para comprar lo que más le apetezca.

    No parece haber nadie cerca. Extraigo la llave de la cerradura y la meto en el bolsillo. No sería agradable que la puerta se cerrase por un golpe de viento con la llave puesta por dentro y quiero aprovechar la tenue iluminación que desde el interior alcanza los primeros dos metros del porche. Desde que me trasladé a esta guarida intento encontrar un escondrijo adecuado para guardar una copia de la llave. Algunas noches salgo con la copia en el bolsillo decidido a esconderla en alguno de los lugares que se me ocurrieron pero... y si alguien me observa en la oscuridad?? he de encontrar un buen lugar pero sobre todo un momento adecuado para esconderla.

    No me gustaría tener que llamar a un cerrajero para poder entrar. No me apetece que vean en interior del lugar en el que vivo. No quiero dar explicaciones ni avivar la codicia de las almas perdidas. Mostrar el interior de mi “hogar” sería como decir en voz alta lo que pienso de aquel sistema que construimos y después dejamos caer sin defenderlo hasta las últimas consecuencias. Sigo pensando en lo que hicimos, en lo que deberíamos haber hecho y sobre todo en qué momento debimos hacerlo y algunas noches me asaltan dudas, unas dudas que hasta hace unos pocos años no tenía.

    Salgo al porche. Al poner los pies sobre el aglomerado que imita torpemente las losetas de las aceras de los barrios de la “clase alta”, cuando existían ese tipo de diferencias sociales, me llega un olor acre a veces acentuado por los restos del calor húmedo de las primeras horas de la tarde. Siempre huele a algo y nunca es agradable. Miro al suelo para no pisar la suciedad que el viento omnipresente almacena en el porche, justo delante de mi puerta. A veces solo son hojas y pequeños ovillos de cabello humano, pero incluso las hojas almacenan docenas, cientos de meadas de perros, gatos y humanos. El olor a orina me resulta muy desagradable porque incluso si dejo de respirar se cuela en mi nariz y permanece allí hasta que otro olor más fuerte lo desplaza. A veces incluso yo tengo dificultades para recordar que este no es el aroma “natural” de las calles.

    Este es el perfume de la miseria, del abandono y la pena; siempre lo ha sido. Antes, en los viejos tiempos estaba perfectamente localizado y cuando olía a orina, en cualquiera de sus variedades, uno sabía perfectamente a que lugar había llegado. Donde se había metido!!. Ahora es uno de los olores del aire, uno de los más comunes. La miseria, el abandono y la pena se han adueñado ya de las calles, de los jardines, de las vidas. A veces me sorprende que todavía haya jardines y que alguien se ocupe de cuidarlos!! Y me molesta que las flores no tengan el mismo valor que tenían en el pasado.

    Las flores han perdido sus atributos románticos. Ya nadie corta flores para regalarlas a la persona amada. No, eso sería poco menos que un crimen!! Algunos seguimos regalando vegetales, pero siempre vivos en su maceta o con las raíces dentro de una especie de tubo de ensayo con abono líquido en cantidad suficiente para alimentar la planta durante unos tres meses o hasta que sea trasplantada a un lugar más definitivo, menos portátil. Los vegetales no están hechos para viajar, ni para soportar movimientos más allá de la caricia del viento; pero si han de hacerlo que sea en las mejores condiciones, con el mínimo estrés.

    Las flores ahora tienen la misma consideración que cualquier otro vegetal que no sirva para comer. No es que no sean bellas. No es que la gente no aprecie la armonía de sus formas, de sus colores. Es simplemente que ya casi nada tiene valor ahora si no se puede comer o cambiar por comida. La gente que tiene comida no acepta dinero a cambio!! no, ahora la comida es la moneda que más se cotiza. Sobre todo las conservas. Más aún las conservas en lata!! De larga duración, más fáciles de transportar que el vidrio, ligeras y susceptibles de ser cocinadas en el propio recipiente: la lata. Una lata que además se puede emplear para muchas otras cosas.

    En otras partes hay cosas que tienen un valor próximo al de la comida. La ropa y el calzado, sobre todo el calzado, tienen mucho valor en las ciudades del norte. La ropa que se fabricaba en los últimos veinte años antes de la caída del castillo de naipes, era muy duradera y alguna de buena calidad a pesar de estar hecha con tejidos tecnológicos, o precisamente por eso. Es cierto que la gente la cambiaba a menudo pero era por seguir modas muy publicitadas o por aburrimiento. Muchos donaban la ropa que ya no usaban y esas prendas acababan en países del tercer mundo; y en cualquier centro audiovisual de los que han sustituido a las antiguas bibliotecas, hemerotecas y videotecas; se pueden ver imágenes de lugares de África donde muchos humanos llevan camisetas con logotipos de empresas que ya no existen, imágenes de músicos que murieron, letras de canciones que ya no se cantan, grabados de lugares que han perdido la identidad.

    Ahora el tercer mundo ya no es el tercer mundo y si lo es nosotros somos el cuarto o el quinto por mucho que unos pocos sigan donando ropa. Lo cierto es que la mayoría la vende, comercia con ella. Se comercia con todo y por eso han florecido los locales de segunda mano. En realidad es tan difícil conseguir cosas nuevas que casi todo lo que se compra o se cambia es de segunda mano o de tercera o de cuarta, que importa... los zocos florecen allí donde antes había grandes y distinguidos centros comerciales llenos de tiendas que vendían cosas innecesarias, restaurantes donde se servía comida rápida; aquella comida que muchos llamaban “comida basura”!! aunque muchos la consideraban un manjar y aún hoy pagarían por comerla; y cines, muchas salas de cine en las que se podían ver películas que retrataban los paisajes apocalípticos que ahora son los únicos paisajes. Esos o la nada.

    Los árboles desaparecen de un día para otro como si tuviesen piernas y decidiesen huir, emigrar de este lugar en el que todo tiene un precio y suele ser demasiado alto. El “no sistema”, envía cantidades tasadas de gas unos pocos días al mes. La electricidad está racionada y a veces pasan semanas antes de que se restablezca el suministro; y cuando lo hace la gente se empeña en recargar decenas de baterías y la tensión cae estrepitosamente, entonces los transformadores se calientan; después sus mecanismos de protección cortan las acometidas o no funcionan; a veces las estaciones se queman y... de nuevo días, semanas o meses!! sin electricidad.

    Baterías; el mercado negro de baterías es uno de los más florecientes y uno de los más tramposos, sucios y “peligrosos”; no por los crímenes casi inexistentes sino porque una buena parte de ellas siguen siendo de plomo, ácido sulfúrico y otros químicos. Reliquias del pasado. Fósiles que sin embargo siguen teniendo ventajas en algunas circunstancias: facilidad de mantenimiento, durabilidad y precios asequibles.

    En algunos zocos se pueden ver humanos que pasan horas pedaleando para recargar baterías!! las dinamos y los alternadores no paran, no pueden parar!! esa es la ocupación de muchos ciudadanos. Una ocupación para la que no se necesita especial cualificación y en la que siempre hay un asiento disponible. Una ocupación sencilla: pedalean durante un tiempo, recogen la compensación por la energía generada y se van. Como mucho algunos obtienen algo de comida para ellos o para los suyos, otros consiguen de esa forma el alcohol que usan para adormecer la mente y no recordar como eran sus vidas hace treinta o cuarenta años. El alcohol también es una buena moneda de cambio y se destila a partir de cualquier cosa y de cualquier manera.

    Es difícil sobrevivir. Muchos aún se niegan a entender como hemos llegado a esto. Tampoco es fácil explicar por qué esta especie de “anarquía” que nos gobierna ahora, inexplicablemente; funciona mejor que los veinte últimos años de gobierno “democrático”. Pero funciona y podemos contarlo.

    Ya casi nadie dona nada. Pocos hacen algo por otros sin esperar nada a cambio. El altruismo ya no existe o por lo menos yo no tengo noticia de ningún acto en en que figurase ese ingrediente. El inconsciente colectivo o lo que queda de él, lucha por erradicar la empatía como si tratase de una deformación.

    Nadie ama si no es a cambio de algo. Algunos afirman que en realidad siempre fue así... El pesimismo es un signo de distinción!! Ya nadie sonríe en público por temor a que otros piensen que es feliz, que ha comido bien. Por temor a despertar la envidia de los otros la gente muestra constantemente un fingido gesto de dolor y las pocas sonrisas que se ven en público parecen especialmente estudiadas para que parezcan muecas. Suficientemente artificiales como para que nadie pueda confundirlas con una emoción real.

    Los grupos religiosos fueron diezmados!! Aquellos que presumían de altruismo, misericordia, limosna y perdón fueron de los primeros en ser perseguidos. El “no sistema” los eliminó!! La gente les culpó de los mismos delitos que a los políticos, banqueros, los que se llamaban a si mismos: grandes empresarios y los dueños de enormes fortunas. Quizá estaban en lo cierto porque nadie les defendió o intercedió por ellos. Ningún ciudadano aparte de los perros a los que pagaban con su dinero y con el del estado para que les protegiesen. Y los restos de esos perros fueron quemados con los restos de sus amos.

        Ahora no hay perros de esa raza, y es difícil ver perros auténticos porque la gente se los come. Dicen que su carne es rica y nutritiva. Algunos que veo de vez en cuando al anochecer, deambulando con mirada huidiza por los lugares donde hace años que ya no hay contenedores de basura, no tienen ni medio kilo de carne cubriendo sus huesos. Son solo sombras de piel con poco pelo que huyen de la luz y de cualquier otra sombra.

    Hoy solo algunos fanáticos se atreven a decir que creen en un dios... para el resto, nombrar a cualquier dios para otra cosa que no sea maldecirlo, culparle de algo o cagarse en él es arriesgarse a que alguien te pase un hierro más o menos afilado por el cuello antes de terminar la oración. Porque cualquier expresión que no sea suficientemente agresiva o despectiva es considerada una oración y las oraciones son tan mentira como los dioses a los que van dirigidas.

    Eso ya lo sabíamos antes de la caída del imperio de las tarjetas de crédito. Bien... muchos lo sabíamos, otros lo intuían y entre estos últimos muchos seguían “las costumbres” por comodidad; porque la cultura de “lo fácil, rápido y barato” se había adueñado de la voluntad de la mayoría; y era más fácil creer y dejar que otros pensaran por ellos que hacerse responsables de sus propias vidas y de las vidas de los suyos.

    Unos pocos nacen con alma de mártires, esos creían y siguen creyendo. La diferencia, importante diferencia, radica en que esos locos en Chaos carecen de poder, de autoridad, e incluso de la consideración de locos. Carecen de consideración alguna por parte de la ciudadanía. Una buena parte de la gente les considera “peligrosamente inútiles”. Son los muertos más habituales, pero su desaparición no provoca ningún tipo de alarma en la ciudadanía. El cadáver de una rata despierta más interés que el de un mártir...

       En Chaos todas las puertas se mantienen cerradas a cualquier tipo de proselitismo religioso, político, ideológico, mágico, seudocientífico. Las puertas de los hogares y sobre todo las puertas de la mente!! las puertas de la voluntad.

    Así están las cosas.


#Entratas:

AeroApple: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . aerogel; gel utilizado en las sondas espaciales para recoger partículas de polvo interestelar.

IANA: Gelatina comestible que además de aportar nutrientes, minerales y fibras esenciales en la dieta de los humanos; protege las mucosas gástrica e intestinal neutralizando y envolviendo los desechos, facilitando su expulsión “encapsulada” y aparentemente inerte. Reacciona en contacto con el Producto dando lugar a polvo agrícola.

Producto: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Producto; resultado de un proceso de producción.

IANA: Compuesto de elementos químicos fabricado para la conversión de elementos orgánicos en otros de baja latencia biológica, prácticamente inertes. Es potencialmente corrosivo y se usa básicamente para la “depuración inmediata” de aguas sucias en los WC.

DNADB: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Acrónimo de Ácido Desoxirribonucleico y Base de Datos.

IANA: Organismo Sindical en el que los científicos y hackers recogen, almacenan y protegen muestras de ADN de todos los ciudadanos de Chaos. El acceso a estas muestras está estrictamente limitado a: propietarios, científicos, médicos y jueces.


Este texto está licenciado bajo Creative Commons, este licenciamiento no alcanza a los contenidos adicionales que están protegidos por la licencias que sus autores originales escogieron; y tanto esos contenidos como las imágenes con copyright son atribuidas a sus autores (salvo las recogidas en medios de comunicación públicos y privados, en las que no aparece el creador original).

Comments