2053 Novas ab Chaos (capítulo 6º)

publicado a la‎(s)‎ 10 dic. 2013 8:48 por Xurxo G. G.   [ actualizado el 10 dic. 2013 8:52 ]
                                                                      El nombre de la belleza (autor original)

A libro del nomine (El “libro” de los nombres)

    Así están las cosas. En cuanto cerré de nuevo la verja y eché la mosquitera regresé a la mesa de cristal y retiré los vasos y la garrafa. Moví la mesa, levanté una de las feas baldosas que antes estaba debajo de una de las patas y en el negro hueco que había debajo dejé caer el cinto de las tachuelas de bronce y el acero con el sello en la empuñadura. Mi ayudante lo recogería por la mañana y lo llevaría al hangar 33, que era el lugar donde se examinaba y se instruía a los aspirantes. Después me senté frente a mi computadora portátil que en raras ocasiones salía de mi guarida y abrí el correo electrónico en el que tenía que poner mi nombre. Mi nombre... mi verdadero nombre...

    Ahora he de explicar algo sobre los nombres. Es importante. En el transcurso de la revolución que nunca ocurrió, los síndicos y sus seguidores consiguieron borrar todos los nombres!! toda la información que el estado del viejo reino tenía sobre los ciudadanos; que era mucha.

    Sobre todo la información que se guardaba en los ficheros de los múltiples cuerpos policiales, en los de las fenecidas: Seguridad Social, Agencia Tributaria, Gobiernos Civiles, y Ejército. Pero también la que se custodiaban en el CNI y otros centros de poder. Finalmente, cuando las cárceles se convirtieron en granjas, invernaderos y centros de recuperación para drogodependientes, que funcionaron durante los primeros años del nuevo orden, se quemaron también las fichas y bases de datos en los que figuraban los condenados y los presos preventivos.

Todos partiríamos de cero en el Nuevo Mundo!! Comenzó la nueva era en la que existimos ahora.

    El viejo cuerpo judicial no se libró del repudio de la ciudadanía y solo algunos viejos magistrados, sobre todo magistradas, aceptaron formar parte del grupo que elaboraría los nuevos: “Código Penal, Código Civil, Código Mercantil...”, como consejeros. Casi ninguno siguió en la “judicatura” después de la aprobación del Route: este es el nombre del nuevo texto que es a la vez, constitución, dudh, código penal, tratado de ética y registro de “jurisprudencia”. En realidad no hubo judicatura después. No como se conocía hasta ese momento. Poco más de dos docenas de las magistradas de entonces ejercen como Judices a día de hoy!!

    Sobre el destino del resto de magistrados, jueces, fiscales... hablaremos cuando sea el momento de abordar ese asunto. No es fácil explicar lo que ocurrió. Lo importante ahora es anotar que las bases de datos del antiguo Ministerio de Justicia fueron borradas y que todo lo que aún estaba en papel se quemó.

    Lo que se perseguía era que “nadie pudiese tener acceso a datos personales de otros ciudadanos; que nadie tuviese que cargar con el peso de su pasado; que todos pudiésemos recomenzar una nueva vida en un nuevo mundo. En el nuevo “no sistema” que no tendría más reglas, obligaciones, derechos y doctrinas que las que figuraban en el Route y la conciencia de cada cual”.

    Se consideró que la propia conciencia era la mejor guía de conducta para los que tenían conciencia y se admitieron algunos textos como guías de ética, no obligatorias: la Ética de Spinoza y las Meditaciones de Marco Aurelio; pero ese es otro asunto del que hablaremos cuando llegue el momento de abordarlo.

    En los comienzos del Nuevo Mundo, de la nueva era, cada cual hubo de escoger un nombre nuevo, el que quisiese, el que más le gustase. Todos los humanos que tuviesen 12 años o más escogieron un nuevo nombre. Las madres, los padres, los abuelos o en su ausencia quienes estuviesen a cargo de un menor, tuvieron que darles nuevos nombres que eran provisionales hasta los 12 años, aunque la mayoría los usaba después como seudónimo por motivos prácticos. Este era el nombre por el que unos ciudadanos conocían a otros ciudadanos.

Se consideró que a los 12 años todos los humanos tenían “conciencia propia”. Lo que en el viejo mundo se llamaba “uso de razón” y en ese punto se estableció la mayoría de edad. A partir de esa edad los padres o en su caso los tutores no tenían ninguna responsabilidad sobre las conductas de sus hijos. Todo ser humano que tuviese 12 años o más era responsable de sus actos y libre. Absolutamente libre!!

    Para garantizar la identificación inequívoca de todos los ciudadanos del Nuevo Mundo se decidió que habría dos únicas bases de datos totalmente separadas en las que todos habían de figurar o no serían considerados “vivos”. En una de ellas figuraría su nombre; su nombre real más un código encriptado. Ese nombre era el que cada cual elegía a los doce años y era aconsejable mantenerlo en secreto. Todos usábamos un nombre ficticio, un seudónimo, un mote.

    Todos guardábamos celosamente nuestro nombre real. El nombre real solo era necesario para media docena de situaciones... La base de datos que guardaba los nombres reales de todos la custodiaban los síndicos. Más bien los Hackers síndicos y nadie sabía la ubicación física real de las computadoras que tenían esa base de datos en sus discos duros. Corría el rumor de que nunca estaban en el mismo lugar y, al menos el concepto, era la base que sustentaba esa información y era cierto.

    La otra base de datos contenía y contiene muestras de DNA de todos los ciudadanos y un código encriptado que ha de coincidir con el código del “libro de los nombres”. Se tomaron y se toman muestras de DNA de todos los ciudadanos al alcanzar los 12 años. Antes de esa edad no eran ni son responsables y lo cierto es que solo un 20% de los nacidos alcanza la edad de la conciencia... La base de datos de DNA la custodian los Judices. En realidad los hackers que tienen como única ocupación manejar los datos que han de tener a su disposición los Judices.

    Estos ciudadanos también son síndicos y recibieron la misma formación, entrenamiento y evaluación que los magistratos y muchos de ellos son jueces. Al igual que la DB de los nombres nadie sabe ahora mismo cual es la ubicación física real de esos soportes de datos. Corre el rumor de que cada día estaba en un lugar diferente y en este caso, puedo dar fe de que es cierto. Es más, debido a los problemas con el suministro eléctrico algunos días está en un lugar por la mañana y en otro a mediodía.

    Antes de que alguien sea puesto en la lista de sentencias que cada día a las 00:00h comienza a aparecer en los celulares, implantados o no, de todos los Judices; los “hackers jueces” cruzan los datos que contiene el DNA de “todos” los ciudadanos con la base de datos de nombres que guardan los hackers síndicos y una vez constatada la identificación sin lugar a dudas; añaden el nombre real del sentenciado y un código que señala cual es la sentencia, el nombre real del magistrato o Judice que la ha dictado y el nombre real del Judice que ha de ejecutarla. Y toman las precauciones necesarias; por ejemplo: el Judice que debe ejecutar la sentencia nunca puede ser el mismo que la dictó.

    Cuando un Judice ejecuta una sentencia devuelve la notificación en la que debe escribir su nombre real y un código que solo conocen los jueces con poder para ejecutar. Ese código es individual y se está cambiando de forma aleatoria con una frecuencia también aleatoria; lo envían los hackers jueces en otra notificación a cualquier hora del día o varias veces al día; como la indicación de cual de ellos se debe utilizar en cada momento.

    Y eso es lo que estoy mirando ahora mismo. Una vez que localizo el código lo copio en la parte inferior de la notificación, junto a mi nombre real: Rosario. Después reenvío el E-mail y un nuevo tiempo comienza para Wolf...

Esa es la forma correcta de hacer las cosas que hay que hacer.

    Es prácticamente imposible que ningún ciudadano pueda disponer del nombre real de otro, junto a su DNA y los códigos de “cruce y autenticación”. Pero los que vivimos en el tiempo anterior a la revolución que no fue sabemos que los distintos gobiernos juraron decenas de veces que los datos anteriores habían sido borrados y a pesar de ello, esos datos fueron encontrados!! también sabemos que la informática desempeñó un papel imprescindible en el establecimiento del Nuevo Mundo y que existen humanos que poseen un dominio elevado de la programación, de las DB y las redes de información. Y repito; sabemos que son humanos... Es por eso que todos utilizamos un seudónimo y guardamos celosamete nuestro nombre real. Por si acaso.

    Después están las supersticiones. Porque aunque ahora ya no hay grupos religiosos que desempeñen ningún tipo de labor de forma pública, y el proselitismo, cualquier clase de proselitismo está mal visto, más el religioso; aunque algunos fanáticos siguen con sus creencias en la intimidad, lo cierto es que mucha gente sigue creyendo en “la mala suerte”, “el mal de ojo”, “las malas vibraciones” y en “ángeles y demonios” que les influyen a la hora de tomar sus decisiones. Sobre todo en las decisiones equivocadas. Las otras siguen adjudicándoselas. En eso, poco ha cambiado la gente.

Por una u otra causa o por todas a la vez; los nombres son un secreto. Los nombres reales son un secreto.

    Como ha ocurrido siempre en la historia de los humanos, las normas que se mantienen durante mucho tiempo acaban desvirtuándose: alterándose y exagerándose. El nuevo mundo no es una excepción y así ocurre que la gente cree conveniente no usar ni siquiera los nombres públicos, los seudónimos; y acaban usando palabras como viejo, chico, mujer, niña, alfarero, maestra, magistrato , cantinero, jefe, albañil... para dirigirse a otros humanos. El lenguaje se simplificó mucho. El los viejos tiempos los lingüistas hubieran dicho que se había perdido. Pero lo cierto es que la mayoría conoce y usa el “Interlingua” que es muy práctico en el día a día sobre todo en lugares en los que viven muchos extranjeros, como en el sector 7. Donde yo descanso. Donde estoy ahora. No hay más frontera que el sentido común, la conciencia, el Route y la capacidad de cada cual para sobrevivir!!

    Esto es todo lo que tengo que decir acerca de los nombres. Quizá deba añadir que mi nombre público, el que usan mis amigos, la gente que me quiere y algunos humanos que sin entrar en esa categoría están dentro de mi extenso círculo de acción es, Bento. Muchos creen que tiene que ver con el hecho de que siempre viaje en moto y debido a eso y al “benigno” aunque monótono clima de este lugar del Atlántico Oeste con sus permanentes vientos Alisios; cuando me quito el casco mi escasa cabellera luce siempre alborotada y mi rostro parece un mapa más tostado allí donde la estrella cuece y reseca la piel y mucho menos con la piel muy blanca en los lugares que cubre mi vestimenta. Ese es el nombre que deberéis recordar. El otro es mejor que lo olvidéis.

    Tampoco está de más anotar que la tecnología ha seguido avanzando de forma exponencial en estos últimos treinta años. Por cierto hoy es 6 de octubre de 2053. Después de la debacle de los sistemas políticos que comenzó en 2018 y se prolongó cerca de cinco años; ninguna tradición sobrevivió y muy pocas cosas de las que existían y se tenían como permanentes, seguras, sagradas o inmortales, pervivió. Solo se mantuvieron aquellas industrias que fueron consideradas beneficiosas para la humanidad y el planeta. Aún se mantienen algunas que tienen la consideración de “puente” y están ahí mientras la Ciencia no desarrolla sustitutos permanentes y sostenibles. Ese es el caso de la Nafta, el Diésel y el resto de los combustibles líquidos, fósiles y no fósiles.

    Se decidió que la Ciencia era una industria a la que había que dedicar un gran esfuerzo, un esfuerzo permanente y todos los medios que los científicos creyesen necesarios. Los síndicos no tienen dudas en este asunto. La gente no tiene dudas acerca de este tema. Los otros sectores productivos y extractivos que cuentan con el apoyo de todos son los sectores primarios. La agricultura y la ganadería reciben también todos los medios que se necesitan. Se han realizado grandes obras de ingeniería para llevar agua a cualquier lugar en el que sea necesaria para cultivar cualquier vegetal comestible o necesario para elaborar comida. Porque, a pesar de lo que se pueda pensar al leer mis nostálgicos lamentos, nadie pasa hambre en la nueva era!! es cierto que muchas cosas escasean y que entre esas cosas difíciles de encontrar algunas tienen que ver con la comida: pero todos los ciudadanos tienen garantizada su cuota de arroz: medio kilo por día y persona. Un kilo por día y menor de edad. Tienen que crecer y desarrollarse sanos y además es una forma de fomentar la natalidad.

    La natalidad es uno de los mayores problemas y se dedican muchos recursos, sobre todo económicos, a fomentarla.

    Quedaron pocos jóvenes después de la revolución que nunca ocurrió. Ellos fueron los que comenzaron la instauración de la nueva era!! y en los primeros años murieron miles... pero ese es otro asunto y no es el momento de hablar de ello.

    La agricultura y la ganadería crecieron exponencialmente!! En los alrededores de las ciudades no hay un trozo de tierra en el que no florezca una huerta. La ganadería ha de estar fuera de los perímetros metropolitanos. No se fabrican piensos con productos químicos y la ingeniería genética se aplica a un número muy reducido de vegetales, aquellos que llevan más tiempo modificándose y ya se considera probado que no causan alteraciones en el DNA de los humanos. Al menos no en el transcurso de una vida. Los científicos siguen recopilando datos para el futuro. Cuando pasen cien o doscientos años puede aparecer alguna mutación perjudicial pero hasta entonces muchas variedades e arroz, trigo, maíz, cebada, centeno, soja, girasol y otros vegetales siguen siendo modificados genéticamente.

    Esta es hasta ahora la forma, la más práctica que conocemos, de garantizar que cada grupo familiar tenga asegurado el sustento diario, su “salario de vida” que además de los cereales incluye legumbres, hortalizas, carne, agua, café, té y otras cosas, algunas relacionadas con la higiene básica, que ahora no me detendré a enumerar; el salario está asegurado para cada ciudadano desde que nace hasta que muere!! En los viejos tiempos a esto se le llamaba “renta mínima de supervivencia” pero nunca se llegó a generalizar y mucho menos tuvo el alcance “universal” que tiene ahora.

    Cada cual puede disponer de su salario como quiera. Puede consumirlo, venderlo o cambiarlo por otros productos que no entran en la lista del salario. Esto facilita mucho la vida de la gente y mi ocupación: nadie puede decir que robó o mató porque tenía hambre. Nadie pasa hambre en el nuevo mundo. Y todos los productos alimenticios que no están en la lista del salario son de libre producción y distribución. Por eso en las ciudades florece un Zoco en cada sector. Un sector equivale a lo que antiguamente era un grupo de manzanas o un barrio, más o menos. La mayoría de los sectores tienen ese tamaño, otra cosa es la densidad de la población; y otros son muy extensos, enormes, como las grandes ciudades de antaño, con más de dos millones de habitantes!!

    El salario se reparte en los “hangares”, hay un H-30 en cada sector y a ese almacén llegan los salarios de todos los habitantes que como se puede imaginar figuran el la DB de nombres. En “El libro de los nombres”. Si un ciudadano se desplaza de un sector a otro durante más de dos semanas; llegará a su celular un mensaje preguntándole si quiere que esa sea su nueva localización, si responde afirmativamente, el próximo salario y cualquier otro envío sólido, que se dirija a ese ciudadano, llegará al hangar 30 de ese sector. Los hangares 30 de todos los sectores se dedican a la distribución de salarios y enseres, de la misma forma que los hangares 33 allí donde estén, porque no hay uno en cada sector, se dedican a la formación de aspirantes a síndicos”.

    Los jueces que vivimos los tiempos anteriores al Chaos no tenemos consideración de síndicos y en lo que se refiere a las cosas de las que ellos se encargan actuamos como “consejeros” cuando se requiere nuestra experiencia. Eso no quiere decir que después sigan nuestras recomendaciones. A veces las siguen y a veces hacen justo lo contrario, porque ese era precisamente el objetivo de su consulta, para hacer lo contrario. Es una forma más de mantener alejadas las viejas costumbres, los viejos vicios, los viejos males.

Nadie quiere repetir errores pasados y menos repetirlos reiteradamente como se hacía en los tiempos de la abundancia.

    Se nos respeta. Pero no tanto por nuestra edad y experiencia como por nuestra participación en la revolución que nunca llegó. Por nuestra actitud ante las propuestas de los jóvenes. Por nuestra mente joven!!

    Así todo está mínimamente desorganizado y tiene apariencia de muy desorganizado, partiendo de las DB de nombres y nadie tiene la sensación de que vivimos en un sistema comunista!! ese era el temor de la mayoría cuando estaba finalizando la revolución que no fue y comenzando la “no organización” que siguió. El “caos” que tenemos ahora. Este caos no debe entenderse como se entendía en los viejos tiempos; sino como una forma de organización con muy pocas reglas que fluye de forma natural, con unos niveles altos de entropía; unos niveles de desorganización e incertidumbre con los que los ciudadanos se sienten libres. No controlados por poderes de los que no pueden escapar.

Para esto sirve la DB de nombres.

Para esto y para el correcto procesado de las pocas “conductas a eliminar” que figuran en el Route.

    Y... para nada más. Nadie paga impuestos, nadie tiene derecho a nada que no esté en la nueva DUDH de cuya enseñanza, ejercicio y cumplimiento nos encargamos todos. Todos tenemos derecho a la atención sanitaria que debido a la práctica desaparición de un buen número de enfermedades y afecciones y avance de la medicina molecular, la cirugía, los trasplantes y sobre todo la ingeniería genética aplicada a la creación de tejidos humanos; es muy eficiente y muy poco costosa.

    En la DB de nombres; en el código encriptado que acompaña a cada nombre real, se anotan los méritos que los ciudadanos alcanzan en sus acciones para beneficio general; comenzando por sus méritos académicos. De esta forma se garantiza que cada niño pueda acceder a la formación para la que está realmente capacitado y por la que muestra una vocación inquebrantable. Ningún estudiante ha de pagar nada por su formación; solo se le pedirá un avance constante, que no es lo mismo que rápido!! en su formación y la cesión de los derechos sobre cualquier descubrimiento, invento o creación que haga en su periodo de formación y en los diez años siguientes.

Porque todo avance logrado en un centro público pasa a ser de dominio público!!

    No fue abolido el derecho a la propiedad privada... simplemente, no tiene sentido en una sociedad en la que cualquiera puede acceder sin coste a lo que es verdaderamente importante: “el sustento, la formación, la ocupación y la salud”. En cuanto a los derechos sobre las creaciones individuales tras los diez años posteriores a la formación; cada cual es libre de escoger como “expresarla, comunicarla, distribuirla...” La mayoría opta por “licenciamientos” parecidos a los que existían en los viejos tiempos con respecto al Software Libre, a los programas, las aplicaciones informáticas de Código Abierto y a la documentación que acompaña al Código Fuente de esas aplicaciones. La mayor parte de la documentación científica se distribuye licenciada bajo Creative Commons, aunque CC ha recibido algunas modificaciones, más bien actualizaciones y sigue abierta!! Todo sigue abierto y expuesto a actualizaciones; también el Route.

    Lo importante, lo que se ha conseguido es que nadie necesite ahorrar para poder pagar lo esencial!! y las propiedades que las personas adquieren hoy son en su mayor parte productos tecnológicos: celulares; sobre todo los nano-implantados actualizables, tabletas o computadoras con características muy especializadas o vehículos elaborados a mano o a medida. Los celulares básicos, que no tienen mucho que ver con los que yo conocí, están a disposición de cualquier ciudadano y se le implantan en el cuero cabelludo, si así lo desea, sin coste adicional.

    Para esto sirve también la DB de nombres. Y para nada más. Ningún antecedente o sentencia figura en ella. No es necesario. Nadie que haya asesinado sigue vivo, nadie que haya violado sigue vivo, nadie que haya robado un salario sigue vivo.

La basura no se almacena, se recicla o regresa al origen...


#Entratas:

Route: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Ruta; senda.

IANA: Texto único que hace las veces de: ndudh, constitución, tratado de ética, registro de “jurisprudenciay soluciones de sentido común. También se conoce como Path y sirve de guía cuando dos o más ciudadanos entran en desacuerdo sobre cualquier asunto.

NDUDH: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Siglas de: Nueva Declaración Universal de los Derechos Humanos.

IANA: Nueva redacción y adecuación de la antigua Declaración Universal de los Derechos Humanos. No contiene redundancias y es más clara y corta que la anterior, a pesar de recoger algunas definiciones que no existían en el viejo mundo.

DB: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Siglas de: Base de datos.

IANA: Base de datos: se mantuvieron las siglas en inglés por motivos prácticos. Sigue siendo el idioma que se usa en programación informática. Por inercia, se sigue usando como idioma de referencia para todo lo relacionado con la investigación científica.

Hangar: literal, morfológico: IA (Interlingua) . sb . Hangar; espacio en el que se guardan aeronaves.

IANA: Nombre que reciben los edificios o grupos de edificios “públicos”. Conglomerados en los tienen lugar labores destinadas directa o indirectamente a los servicios que Chaos presta a la ciudadanía.

Ejemplo: por motivos prácticos relacionados con la distribución de “distritos” y la proximidad de ciertas ocupaciones como la formación, la sanidad, la distribución de objetos y alimentos; hoy en Chaos cualquier antiguo campus universitario, es nombrado como: hangar 33 o H-33.


Este texto está licenciado bajo Creative Commons, este licenciamiento no alcanza a los contenidos adicionales que están protegidos por la licencias que sus autores originales escogieron; y tanto esos contenidos como las imágenes con copyright son atribuidas a sus autores (salvo las recogidas en medios de comunicación públicos y privados, en las que no aparece el creador original).

Comments