El método (1...)

publicado a la‎(s)‎ 3 abr. 2013 12:43 por Xurxo G. G.   [ actualizado el 3 abr. 2013 12:47 ]

    Qué es la realidad?? No lo se... pero si se en que consiste hablar claro. Hagámoslo¡!

Pronunciar o escribir circuncisión femenina viene a ser tan real como denominar corte de pelo a la decapitación de Ana Bolena”.

    Podemos decir que lo que hizo el hacha del verdugo cuando cayó sobre el cuello de Ana Bolena fue: cortarle el cabello?? Sí. Pero sería un eufemismo o una figura literaria, y en todo caso algo que no se corresponde con lo que sucedió en realidad.

    Si decimos o escribimos que el francés Maximilien Robespierre (el incorruptible...) “dejó de fumar”; refiriéndonos al momento en que la cuchilla de la guillotina separó su cabeza del resto del cuerpo; no estaríamos mintiendo porque, efectivamente, a partir de ese momento no volvió a fumar su pipa.

    Pero... "no mentir, no es lo mismo que decir la verdad¡!".

    Es lícito utilizar eufemismos, figuras literarias, mitos, leyendas, fantasías; si lo que estamos haciendo es un ejercicio literario. Si estamos escribiendo una novela. Y deja de serlo cuando lo que hacemos es “periodismo” o si lo que escribimos Historia¡!

    Escribir “circuncisión femenina” en un artículo periodístico o en un documental en el que se habla de la “ablacióndel clítoris” (o de la Infibulación) que sigue practicándose en tantos lugares del mundo (sobre todo en el continente africano); es mentir¡!

    No existe la “circuncisión femenina”¡! Existe la “circuncisión”¡! Pero esa palabra se refiere a una práctica que se realiza sobre una parte de los órganos sexuales masculinos. Nada tiene que ver con las mujeres¡! Y por tanto no debe utilizarse la palabra circuncisión para referirse a ningún tipo de práctica realizada sobre una parte o varias de los órganos sexuales femeninos¡! Porque estaríamos falseando la realidad¡!

    Para un varón, sobre todo si sólo tiene ocho días de edad, la circuncisión no representa mucho más que un corte de uñas. La ablación (escisión, corte...) del clítoris en una mujer representa una decapitación.

    Es decir; si aplicásemos a un varón la misma técnica que se corresponde con la ablación del clítoris en una mujer; habría que cortarle el glande¡! (esa es la parte del varón que anatómica y fisiológicamente se corresponde con el clítoris femenino) Y como consecuencia, en el caso de sobrevivir, quedaría gravemente amputado (no castrado, eso es otra cosa...), "inutilizado" para realizar una penetración y privado del placer sexual.

Y... esa es la realidad. Esa es la verdad; toda la verdad...

La circuncisión y la ablación del clítoris (y mucho menos la Infibulación) no son prácticas comparables¡! 

La circuncisión se puede realizar por motivos religiosos o por motivos médicos. En todo caso, su práctica no reviste graves riesgos para la vida y no conlleva efectos secundarios adversos para el varón circuncidado.

La ablación del clítoris no tiene ninguna base religiosa ni médica. Su único objetivo es privar a la mujer del placer sexual. Su práctica conlleva graves riesgos para la vida de las víctimas y efectos secundarios muy adversos y definitivos.

Por tanto; ni sus motivaciones ni sus resultados son comparables¡! 


Ha quedado suficientemente claro?? 


Este texto está licenciado bajo Creative Commons, este licenciamiento no alcanza a los contenidos adicionales que están protegidos por la licencias que sus autores originales escogieron; y tanto esos contenidos como las imágenes con copyright son atribuidas a sus autores (salvo las recogidas en medios de comunicación públicos y privados, en las que no aparece el creador original).


Comments